HOTEL CAMPOMAR

Información general
Servicios
Entorno
Rutas

Hotel Campomar cuenta con unas modernas instalaciones, totalmente reformadas en el año 2011, con la categoría de tres estrellas. Ubicado en las cercanías de la playa de A Lanzada, permite a los usuarios disfrutar de la tranquilidad del campo, junto al mar.

Dispone de amplias y confortables habitaciones con vistas al mar o al campo y a la piscina, la mayoría cuentan con terraza. Dotadas de dos camas individuales de 105 centímetros o una cama doble de 150 cm., armario, escritorio, cuarto de baño completo con secador de pelo y artículos de aseo personal, aire acondicionado, televisión de pantalla plana de 26 pulgadas, teléfono, cerradura magnética y caja de seguridad con capacidad para ordenador portátil. También existe la posibilidad de habitaciones triples y cuádruples.

El hotel dispone también de cafetería con terraza, comedor, salón social, piscina para niños y adultos, jacuzzi exterior de 6 plazas, área de juegos para niños, jardín de 6.000 m2, dotado de hamacas y sombrillas, aparcamiento y ascensores

En el comedor ofrece una amplia oferta gastronómica con productos de las Rías Baixas, como mariscos, pescados o productos del campo. Durante la temporada de verano dispone de servicio buffet

El establecimiento cuenta con unas características que le confiere un valor añadido y diferencial del turismo estándar.
Carretera por medio, ahí espera la playa de A Lanzada con toda su grandiosidad. Es este un gran arenal bien recuperado de las pocas agresiones que sufrió en el pasado. Incluso se transformó en un ejemplo de reciclaje: la pista de aterrizaje fue reconvertida en aparcamiento –no es el único- para salvaguardar el espacio y evitar intrusiones de vehículos a motor. Una maravilla estética, unas aguas limpias y a las que no hay tener miedo pero sí respeto ya que esto es el Atlántico y, también, una lección de historia al aire libre. Porque justo al sur de la playa queda al aire libre el resultado de una excavación arqueológica que permite afirmar que ese espacio era una estación de recibimiento de misiones comerciales quizás relacionadas con los fenicios. A tiro de piedra, los restos elegantes de una torre que el obispo Sisnando mandó levantar con el fin de controlar la llegada de los vikingos y otros piratas, y una iglesia sólida y sencilla construida en estilo románico.

GALERÍA DE IMÁGENES

Hotel Campomar