CARACTERÍSTICAS DE LA RUTA

DIFICULTAD:
Fácil
DURACIÓN:
2 horas
DISTANCIA:
5 km
CATEGORÍA:
En coche

PRESENTACIÓN

Ourense tiene para elegir entre ocho zonas termales habilitadas. Dentro del casco histórico nos encontramos con la estación termal de las Burgas, una piscina de 200 metros cuadrados donde bañarse a 38 grados de temperatura, con hamacas y sauna. En las cercanías podemos visitar la Burga de Abaixo, una fuente termal de estilo neoclásico que es uno de los emblemas de Ourense. El Centro de Interpretación de las Burgas permite sumergirse un poco más en la cultura balnearia de Galicia y sus beneficios para la salud.

Desde las Burgas llegamos caminando en solo cuatro minutos a la Plaza Mayor. Desde allí sale el Tren de las Termas, L19, que nos lleva al paraíso termal ourensano, en el río Miño en el tramo entre la moderna Ponte do Milenio y la pasarela de Outariz. La zona más tradicional y popular es La Chavasqueira, donde el agua alcanza una temperatura de 67 grados, pero nos últimos años fueron acondicionadas también otras áreas de acceso libre: El Tinteiro (45 grados), Reza (32 grados), Muíño de la Vega (72 grados) y las de Outariz y Canedo (45 grados). Además de estas zonas abiertas, hay dos estaciones termales pensadas para realizar circuitos contrastando diferentes temperaturas, y con posibilidad de realizar tratamientos. Tanto la estación termal de la Chavasqueira como la de Outariz, más moderna, son de estilo japonés.

Merece la pena pagar el económico precio de entrada para disfrutar en A Chavasqueira del circuito termal japonés siguiendo la filosofía zen, relajarse en el rotemburo exterior de piedra y el ofuro en el interior; pasar por el templarium, el sudarium y darse sentir el choque térmico en la piscina de agua fría del Tsumetai. Por último, nada mejor que un masaje sueco de cadera en camilla. También tiene bar y abre todos los días, incluso por la noche, excepto los lunes. Los sábados y vísperas de festivos se puede disfrutar del circuito termal incluso a las tres de la madrugada.

La estación termal de Outariz, de creación más reciente, también se inspira en la cultura balnearia japonesa en mestizaje con la gallega. En las dos horas de paz y tranquilidad a las que se tiene acceso con la entrada se puede elegir entre circuito zen o celta. La piedra, las propiedades y temperaturas del agua y las vistas hacia el río Miño y sus frondosas faldas son infalibles para combatir toda tensión muscular y mental. Hay un sushi bar para reponer fuerzas y también ofrece tratamientos de relajación y de belleza. Abre todos los días excepto los martes.

RESTAURANTES