CARACTERÍSTICAS DE LA RUTA

DIFICULTAD:
Fácil
DURACIÓN:
1,5 horas
DISTANCIA:
7 km
CATEGORÍA:
A pie

PRESENTACIÓN

Nuestra ruta comienza en la Praza da Porta do Camiño. Era la puerta principal por la que penetraban en Santiago de Compostela los peregrinos que accedían por el Camino Francés. El lugar donde se localizaba esta entrada se sitúa en la intersección de la rúa de San Pedro con la de As Rodas y A Ensinanza, vías que forman un eje alrededor de la antigua muralla de la ciudad. Desde aquí se puede contemplar el convento de San Domingos de Bonaval, sede del Museo do Pobo Galego desde 1963.

Si seguimos en dirección a la iglesia y al convento de San Domingos de Bonaval, podremos observar que la iglesia consta de tres naves separadas por arcos de medio punto y una estilizada capilla mayor que cuenta con ventanas altas y bóveda de crucería, del s. XIV, con un estilo gótico con reminiscencias románicas. Se accede a ella a través del convento, y en su interior encontraremos los cuatro sepulcros góticos situados a ambos lados del altar. Es de gran interés el Panteón de Gallegos Ilustres, ubicado en una capilla lateral de la iglesia, donde reposan, entre otros, Rosalía de Castro, Castelao, Alfredo Brañas, Ramón Cabanillas y Francisco Asorey. El claustro alberga un interesante crucero gótico. En la actualidad se utiliza como lugar de exposiciones y conciertos. Por su parte, el convento fue fundado, según la tradición, en 1220. El edificio actual data del siglo XIV en sus partes más antiguas, con reformas y ampliaciones realizadas en el siglo XVII por Domingo de Andrade, que deja su huella barroca en el convento. En 1912 fue declarado Monumento Nacional. Sus dependencias albergan el Museo do Pobo Galego, que conserva la memoria etnográfica de Galicia. A las distintas salas –dedicadas al mar, la agricultura, los oficios artesanales o el traje gallego– se accede a través de la sorprendente triple escalera de caracol de Domingo de Andrade, obra emblemática del barroco compostelano. Cada una de sus tres rampas, independientes unas de otras, conducen a cada uno de los pisos del convento.

Cogiendo la rúa Ramón de Valle Inclán, nos encontraremos con el edificio que acoge el Centro Gallego de Arte Contemporáneo, proyectado por el arquitecto portugués Álvaro Siza, y merecedor del Premio de Arquitectura Mies Van de Rohe en el año 1988 y del Pritzker en 1992. Al final de esta calle, llegaremos a la Praza de San Juan Bautista de la Salle, justo enfrente de la Bodeguilla de San Roque, restaurante donde reponer fuerzas y degustar productos y recetas típicas de nuestra tierra.

Si continuamos por la rúa do Hospitaliño, llegaremos al Mirador Costa Vella, desde donde podremos ver la escalinata de la empinada calle, en medio de un paisaje verde, con el Convento de San Francisco al fondo. Seguiremos nuestro camino hacia la rúa Porta da Pena, justo por donde el agua entraba en la ciudad hasta llegar a la praza de San Martiño. Allí se ubica la Iglesia de San Martiño Pinario, en la que trabajaron varios arquitectos. Sobre la puerta se despliega una vistosa fachada plateresca. Presiden, en la parte central, entre la puerta y el óculo, la Virgen, San Bieito y San Bernardo, mientras que en el frontón que corona la portada está San Martiño repartiendo su capa con un pobre. Las torres se levantan solo hasta la altura de la fachada, debido a la oposición del cabildo catedralicio, temeroso de que la basílica perdiese visibilidad. Para vencer el desnivel del terreno, el benedictino Plácido Camiña construyó la hermosa escalera de acceso a la puerta, sin duda inspirada en la que accede a la Catedral por la fachada del Obradoiro. El templo posee planta de cruz latina, con tres naves en el brazo principal y una en el transversal, recorridas por una tribuna. Se emplea la bóveda de cañón, en la que se enmascaran los nervios a modo de falsos casetones.

Calle arriba, alcanzaremos los edificios administrativos de la Xunta de Galicia, antiguo colegio, ahora reformado y ampliado para acoger el Gobierno Gallego. Por la rúa de San Lázaro, dejaremos a mano izquierda el centro comercial As Cancelas, con una gran oferta de tiendas y ocio, para llegar a la Bodeguilla de San Lázaro, situada en la entrada a la ciudad por el Camino Francés.